Cuando traducción rima con adaptación

dixfusion Sin categorizar, Traducción Deja un comentario

En la actualidad, gracias a las nuevas tecnologías, contamos con numerosas herramientas que facilitan el trabajo de los profesionales lingüísticos, entre ellas, los softwares de traducción automatizada, populares debido a la posibilidad que ofrecen de construir memorias de traducción (bases de datos que almacenan segmentos de textos traducidos para ser utilizados de nuevo en el futuro).  Estas son útiles no sólo por el ahorro de tiempo y dinero; ya que el esfuerzo de traducción por palabra se reduce gradualmente, sino porque a mediano y largo plazo permiten producir para un cliente específico contenidos coherentes en su conjunto.

¿Por qué entonces el mercado de la traducción profesional continúa creciendo? ¿Por qué la máquina no ha remplazado al humano? La respuesta es simple: porque la máquina no alcanza, al menos por el momento, el nivel que tiene el ser humano para adaptar un contenido. 

La traducción marketing, quizás más que cualquier otra, necesita de un trabajo de adaptación, incluso de localización, de tal manera que los públicos objetivos pertenecientes a una lengua, cultura o localidad específica sean “tocados” por los mensajes o campañas que una empresa produce para introducir sus productos o servicios, o para generar reconocimiento de su marca en este nuevo contexto. El propósito es que el cliente o comprador final sienta que estos productos, marcas o servicios han sido creados especialmente para él, que se identifique con ellos casi de forma intuitiva. Para lograrlo, el proceso de traducción implica, entre otros:

  • Considerar y comprender el contexto social y cultural de la nueva audiencia.
  • Saber quién es el cliente final al cual se dirige el mensaje.
  • Conocer y respetar la identidad de marca de la compañía que desea penetrar el nuevo mercado.
  • Tener en cuenta las particularidades de la lengua de llegada.
  • Ajustarse a las exigencias del medio: ¿se trata de un folleto impreso o de un sitio web? ¿Hablamos de una interfaz que presenta limitaciones en el número de caracteres que se pueden utilizar?

Es decir, más allá de la mera traducción palabra por palabra o de la reestructuración de frases, el trabajo del traductor profesional es el de adaptar considerando todas las variables en juego y el de asumir el riesgo de parecer que se aleja del texto de origen, puesto que elige, por encima de todo, comunicar con fidelidad el sentido del mensaje.

Toda empresa que desee acceder al mercado global debería ofrecer a sus clientes contenidos marketing adaptados. ¿Por qué? Porque es una cuestión de respeto hacia el cliente final, y una muestra de profesionalismo y calidad por parte de la empresa que pone sus productos o servicios en el mercado.

¿Quién no ha fruncido sus cejas leyendo un manual de instrucciones mal traducido? O, considerándolo desde la otra orilla, ¿quién no ha apreciado entretenerse con su juego de video favorito cuyos diálogos son tan naturales que parece que este fuera producido en su localidad y no en una ciudad al otro lado del mundo dónde se habla otra lengua?

Partager cet article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *